Todos somos poetas

Todos somos poetas.

Porque alguien nos rompió el corazón cuando apenas comenzábamos a usarlo.

Porque nuestro primer verso nadie lo leyó, pero el último nadie lo olvidará.

Porque nuestros ojos se iluminan cuando el sol también lo hace, alegrando el corazón de todos los seres vivos.

Porque nuestras manos sueñan con ser libres cuando acarician las páginas escritas por aquellos poetas que nos precedieron.

Porque la luna llena nos llena y la nueva nos renueva.

Porque no pedimos deseos a las estrellas fugaces… pues el simple hecho de ver una ya es un deseo cumplido.

Porque vemos cielos y arcoíris en las miradas de la gente, aun cuando algunas miradas obliguen a sus dueños a ocultarlos.

Porque sabemos que cuanto más negro está el día, más claro será el cielo que pintarán los vientos.

Porque jamás una promesa rota podrá acabar con nuestra esperanza.

Porque prometemos imposibles a quienes amamos, sabiendo que lo imposible es que ellos nos amen.

Porque preferimos leer, besar y soñar… porque leer nos hará libres, besar nos hará escribir el más hermoso poema y soñar nos hará ser eternos.

Porque, aunque nuestro corazón siga yaciendo herido en alguna cuneta, sabemos que una mano tendida y una sonrisa sincera bastarán para curar las peores heridas.

Porque seguiremos bailando bajo la lluvia, flotando en océanos escuchando silencios y viendo cómo las nubes dibujan elefantes de algodón para quien quiera verlos.

Porque tú y yo sabemos que las estrellas titilan para que las observemos, pues su vanidad solo es superada por su belleza.

Porque seguiremos escribiendo estas cursiladas sin importar lo que los demás piensen, si es que lo demás, los que aún no han descubierto que son poetas, piensan.