Rasguños en el cielo

Rasguños en el cielo

 
 

 

Alzad vuestras cabezas y contemplad las estelas de esos enormes pájaros de acero

que cortan el cielo silente y dolorido.

Pero jamás oiréis un quejido, un lamento,

pues hasta el cielo es consciente de que esos rasguños blanquecinos

que desgarran su belleza desaparecerán con el tiempo, más pronto que tarde.

Nada dura eternamente, de momento, y cuando así sea, nada podrá lastimarte.