Pasado perfecto… futuro imperfecto

lagrimaMe miró fijamente a los ojos,

mientras una lágrima que tenía reservada para mí desde hacía meses

por fin obtuvo el permiso para deslizarse por su mejilla.

Sus labios se entreabrieron con un gesto imperceptible y,

con una enorme simpleza, me dijo que necesitaba tiempo.

¿Tiempo?

Yo estaba dispuesto a darle todo mi futuro,

pero ella solo quiso concederme su pasado.