Las tres estaciones… y tú.

Captura de pantalla 2013-08-09 a la(s) 13.07.25

 

No cambiaría el verano por nada en este mundo… ni su cielo azulado perfilado en el vasto mar,

que acuna mi cuerpo y transporta mi alma a una quietud infinita.

El otoño es innegociable… como lo es también el manto de hojas áureas que arropa el sombrío bosque,

el que disfraza mi soledad y ciñe mi paz con sus ramas.

Jamás me desprendería del invierno… ni de sus noches blancas de chimeneas perpetuas, al refugio de un buen libro.

Pero la primavera… la primavera la cambiaría por ti.

Y así, navegar juntos por el vasto mar.

Y así, pasear unidos por el silencioso bosque.

Y así, arroparnos en la noche blanca, con tu alma cosida a la mía,

descubriendo el calor del fuego en lo más recóndito de nuestros corazones.

El libro tendrá que esperar…