La vida sigue

manos muerteCuriosamente, la muerte te deja más de lo que se lleva. Arrastra tras de sí a la persona amada, pero los recuerdos y vivencias que junto a ella creaste, a tu lado quedan, custodiando tus días y guardando tus noches. Te deja también la negra soledad, necesaria si la buscamos, dura y perversa si nos viene impuesta. Pero también la muerte te deja la certeza de que tú sigues vivo y de que todos a tu alrededor también lo están. Y esa convicción te ayuda a valorar mejor a aquellos que aún no han marchado, no vaya a ser que marchen de tu vida sin haber muerto, que también es una pérdida dolorosa. Pues no hay peor muerte que la que sucede en vida y no hay peor vida que la que termina en muerte.
Dicen que la vida sigue, y así es, pero la muerte también lo hace. Y hasta el momento, es esta última quien domina la batalla por la eternidad. Espero estar vivo para ver el final de esta apasionante cruzada.