Hazme un favor…

Hazme un favor…

ordena a tus radiantes ojos que inventan esa mirada angelical que desistan de prometerme futuros irreales,

promesas que tu alma desconoce y que jamás podrás cumplir;

diles, por favor, a tus labios perfectos, dueños de esa hermosa sonrisa, encantadora y pícara,

que cesen de trazar horizontes en los que desearía perderme contigo…

para no volver jamás.