El reloj

IMG_6965-bn

-“Una vez me dijiste que el mejor regalo que podía ofrecerte era mi tiempo. Tiempo para escuchar, tiempo para reír, tiempo para soñar… Me reprochaste que las palabras se las lleva el viento, pero que el amor permanece en el tiempo. Quizá me di cuenta demasiado tarde, pero permíteme enmendar mi error.

Hoy, el día de tu partida, te entrego este reloj, aquel que fue testigo de la más bella historia de amor jamás imaginada, una que inspirará poemas y canciones durante mucho tiempo. Los futuros enamorados vivirán sus historias con la nuestra en el corazón, deseando que el tiempo sea más indulgente con ellas que lo que lo fue con nosotros”.

El hombre depósito el reloj encima de la lápida con sumo cuidado, mientras unas lágrimas cobardes rodaron por su mejilla buscando refugio en su corazón.