Leer la vida

 

Reading by fireplace

Cuando, abrigados en las oscuras y frías noches de invierno, bajo la tenue luz de una vela moribunda, abrimos las páginas de un buen libro y su olor penetrante a tiempos pasados y olvidados se cuela entre las sábanas… quizá, y no siempre será así, experimentemos esa maravillosa emoción que sentimos al emprender un nuevo viaje, página a página, capítulo a capítulo, con nuestra imaginación como único y fiel escudero. Quién sabe, tal vez hasta encontremos el refugio y el amparo que este mundo nos niega y que tanto anhelamos. Y es que leer ha sido y será una excelente –y barata- manera de viajar a mundos lejanos, reinos perdidos, universos paralelos que nos alejan de la realidad… sin darnos cuenta de que la vida, la VIDA en mayúsculas, está fuera, en cada esquina, en cada calle, en cada persona que se cruzará en nuestro caminar… esperando a ser vivida y exprimida al máximo por cada uno de nosotros.

 
 
 

¿Te atreves a ser el protagonista de tu propia historia?